General

5 consejos para evitar el fracaso del protocolo familiar

  • image descriptionimage description1196
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description1196
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description

Intervenir en una familia empresaria con la elaboración de su Protocolo Familiar requiere de un conocimiento profundo por parte del consultor de los límites del mismo

5 consejos para evitar el fracaso del Protocolo Familiar

Fundamentalmente, estos 5 consejos me parecen relevantes para elaborar el Protocolo Familiar y así minimizar el riesgo de fracaso en la puesta en práctica del mismo.

  1. ¿Quién debe participar en la elaboración del Protocolo Familiar?
  2. Definición de objetivos bajo los cuales la familia pretende establecer el contrato con nosotros
  3. El proceso de trabajo
  4. Quién es el cliente o la pérdida de la neutralidad
  5. Creer que nosotros tenemos una obligación de solucionar el problema de la familia

 

1.-¿Quién debe participar en la elaboración del Protocolo Familiar?

En primer lugar, en cuanto a la participación, deben participar todos los accionistas presentes y futuros.
Dependiendo del tipo de empresa, por ejemplo, en una empresa de 1ª a 2ª generación; los padres más sus hijos (es decir los hermanos) y en una empresa de 2ª a 3ª generación, los hermanos y los hijos de estos (es decir los primos).
Dejar fuera de este ámbito a cualquier miembro que sea futuro accionista puede ser un error por cuanto, puede de alguna forma limitar el alcance de este acuerdo. En mi opinión la familia política no debe participar en la elaboración del Protocolo Familiar.

2.-Definición de objetivos bajo los cuales la familia pretende establecer el contrato con nosotros

Uno de los errores más importantes que solemos cometer los profesionales es no intentar que la familia defina qué es lo que quiere hacer.
No podemos olvidar que la familia normalmente cuando busca una solución contratándote para la realización de un protocolo familiar, lo que está haciendo o pretende, es solucionar muchos problemas que de alguna forma vienen de hace tiempo. Nuestro papel es muy importante en este ámbito. Ayudar a  definir con la familia qué temas se van a abordar y qué temas no van a poder ser abordados, sino que deberían ser tratados fuera del ámbito del Protocolo Familiar.

Si dejamos abierto la indefinición de los objetivos, cometemos el error de que el cliente nunca quede satisfecho.

3.-El proceso de trabajo

En cuanto al procedimiento del trabajo, me refiero a la metodología. Es muy importante que cuanto empecemos un trabajo dejemos muy claro qué vamos a hacer desde el primer día y el último, porque de lo contrario acabaremos invirtiendo muchísimo tiempo, muchísimos recursos y la familia tendrá la sensación de que nunca se acaba el proceso o lo que es peor aún que el proceso es eterno.

4.-Quién es el cliente o la pérdida de la neutralidad

Existen distintos tipos de clientes; el cliente primario, el cliente secundario, el cliente principal y el cliente derivante. Definir el cliente es para nosotros una arma de doble film, si nosotros no somos capaces de entender que nuestro cliente o al menos desde mi punto de vista es la totalidad de la familia empresaria, podemos caer en el error de ser manejados o de ser de alguna forma manipulados por algunas partes de la familia empresaria perdiendo nuestra neutralidad.
En cuanto perdemos nuestra neutralidad perdemos nuestra credibilidad y por lo tanto nuestra eficiencia como profesionales disminuye o incluso está en peligro.

5.-Creer que los consultores  tenemos la obligación de solucionar el problema de la familia

Y como último punto, debemos evitar creernos que estamos en la obligación de solucionar el problema.
Los consultores  tenemos la obligación de facilitar a la familia  las herramientas necesarias para que ellos primero, diagnostiquen lo que les pasa, y segundo y tan importante como lo primero, pongan los ítems o los objetivos para solucionar esas cuestiones.

No podemos tener la sensación de insatisfacción porque nosotros no podemos cambiar la conducta de una familia empresaria a lo largo de generaciones.
Nuestro papel de intervención es un papel facilitador.

Ver video de este artículo Aquí

Manuel Pavón
Consejero de empresas familiares
Director de Instituto Nexia