General

¿Cuándo es necesario el protocolo familiar?

  • image descriptionimage description502
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description502
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description

El protocolo familiar debe realizarse en el momento oportuno de la vida de una empresa familiar

¿Cuándo es necesario hacer un protocolo familiar?.

Es una de las preguntas que se hacen muchas familias empresarias.

Tienen muchas dudas e inquietudes sobre cómo afrontar situaciones familiares a veces “preconflictivas” o en muchos casos, lamentablemente,  ya  conflictivas  relacionadas con la empresa familiar.

Para ello es importante  llevar a cabo el «protocolo familiar». Sin embargo,  ¿cuándo es el mejor momento?.  Ese momento óptimo  tiene que ver un poco con el cambio generacional de las personas, de los miembros de la familia..

El protocolo familiar es ideal hacerlo, en mi opinión y por mi experiencia, cuando la siguiente generación está entrando en la madurez.

Es decir, cuando los hijos  tienen a partir de 30 años, estén o no incorporados en la empresa, y los padres tienen alrededor de 60, 65 años, incluso menos, es el momento de hacer el protocolo familiar.

Y ¿por qué es ese el momento adecuado?. Porque nos queda mucho recorrido por hacer, es decir, el protocolo familiar es, en el fondo,  el inicio de la transición generacional previa a la sucesión y por lo tanto el protocolo sirve sobre todo y es el momento oportuno para hacerlo, cuando ambas generaciones pueden trabajar conjuntamente  en la consecución de objetivos marcados  a lo largo de unos cuantos años. No es bueno esperar demasiado  pero tampoco es adecuado precipitarse.

Cuando los hijos  son menores de 30 años , que aún están estudiando o recién se incorporaron a la vida laboral es mejor esperar.

En este caso yo les digo a las familias empresarias que no vale la pena invertir tiempo y dinero en un protocolo familiar. Ya habrá tiempo.  Es mejor invertir en crear  un consejo de familia por ejemplo donde, de alguna forma,  podemos educar y  entrenar a esos jóvenes en el conocimiento de su empresa.

Conclusión, el protocolo familiar debe realizarse en el momento oportuno de la vida de una empresa familiar. Ese momento es cuándo la siguiente generación de la familia ( trabaje o no en la empresa familiar )  ha entrado en la madurez, es decir a partir de los 30 años aproximadamente.  Porque es en ese momento cuando se inicia el proceso de cambio generacional previo a la sucesión . El protocolo familiar ordena esa transición y sucesión.