General

«La silla vacía»; El liderazgo y la planificación de la sucesión en la empresa familiar

  • image descriptionimage description581
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description581
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description

En muchos casos, cuando “la silla” se queda vacía, significa que la familia empresaria no ha sido capaz de encontrar un líder que lo sustituya.

El liderazgo del fundador en la empresa familiar predomina en todos los aspectos de la empresa, de la familia y de la propiedad. Significa la acción diaria del negocio, del progreso de la familia y de la efectividad de su patrimonio. Desafortunadamente, este conjunto de destrezas y características personales del fundador, no se pueden transferir como se transfieren unas acciones o un legado específico, sino que hay que planificarlo con antelación, atendiendo a la voluntad de cada miembro familiar y a la cohesión de toda la familia.

La Silla Vacía representa el liderazgo del emprendedor, de la persona que ha sido indispensable para la creación y desarrollo de la empresa hasta nuestros días. En muchos casos, cuando “la silla” se queda vacía, significa que la familia empresaria no ha sido capaz de encontrar un líder que lo sustituya.

En muchas ocasiones, el trasfondo del dilema no es que no exista un miembro de la familia preparado para llevar la empresa, sino que la familia no ha sido capaz de establecer la sucesión de quién debe continuar el liderazgo en la nueva generación.

Teniendo en cuenta que tan solo el 30% de las empresas familiares pasan a la segunda generación y que apenas un 3% sobreviven más allá del cuarto relevo, la sucesión de liderazgo es un factor clave para evitar que la empresa familiar no siga.

Por ello, antes de afrontar el cambio generacional, es importante gestionar  un modelo de planificación, con una estrategia familiar personalizada que intensifique la comunicación familiar a fin de encajar las voluntades y la cohesión de todos los miembros de la familia frente a los nuevos retos internos y externos a la empresa apoyando al nuevo líder.

Os presento a continuación un gráfico de los ciclos vitales de 1ª a 2ª generación, donde puede apreciarse que la falta de planificación entre ambas generaciones genera un solapamiento que puede generar conflicto intergeneracional