Tras la perdida de un gran hombre, queda un gran vacío

  • image descriptionimage description562
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description562
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description

SrTomasA todos que hemos tenido la suerte de formar parte de su equipo nos ha hecho soñar con la inmensidad de cosas que quedan por explorar, aprender y hacer en el mundo de la Familia Empresaria.

El primer día que entré a trabajar en Fundación Nexia, Sr. Tomàs me recibió en su despacho y me dijo que había leído todos los artículos y escritos que presenté junto con mi solicitud de trabajo…

icon source Fuente:Fundación Nexia para el Desarrollo de la Familia Empresaria

 

 Entonces me parecían unas palabras de cortesía, pero en los años que tuve el honor de trabajar bajo su liderazgo y vivir esa increíble experiencia profesional y personal, me di cuenta que era cierto. El Sr. Tomàs leía todo y prestaba la máxima atención e interés a cualquier tema que requería su opinión o consejo.

Cuando comencé mi labor en Fundación Nexia la entendía como un empleo. Como un medio de vida. Me puse a leer todo lo que podía leer, asistí a todas las conferencias a las que podía asistir, entrevisté a todos los empresarios y profesionales del mundo de la empresa familiar a quienes podía entrevistar. Pero finalmente fueron los consejos del Sr. Tomàs los que daban la perspectiva a todo ese conocimiento. Gracias a él, y a su ejemplo de entrega y compromiso, mi experiencia en Fundación Nexia pasó de ser un simple medio de vida a convertirse en una manera de vivir.

El Sr. Tomàs leía todos los artículos que yo escribía y anotaba con lápiz sus comentarios, notas y sugerencias. Nunca órdenes. Y siempre preguntaba qué me parecían a mí.

Ante la impaciencia aconsejaba prudencia y, sobre todo, «saber torear».
«¿Sabes qué es lo más importante para torear?», me preguntaba en un momento muy importante para mí, «Es no dejar que el toro te pille», me aconsejó, con su habitual sonrisa.

Su forma de liderazgo integraba las palabras de Antoine de Saint Exupery, quien decía: «Si quieres construir un barco, no reúnas a los hombres para que recojan la madera, dividas el trabajo y des órdenes. En vez de eso, enséñales a anhelar la infinita inmensidad del mar». A todos nosotros, que hemos tenido la suerte de formar parte de su equipo, nos hizo soñar con la infinita inmensidad de la Familia Empresaria, y lo mucho que queda por explorar, aprender y hacer.

Se ha ido un Gran Hombre, con mayúsculas. Y como siempre que un gran hombre se va, deja tras de sí un gran vacío. Pero también deja una importante herencia de amor, trabajo y entusiasmo por la Familia Empresaria.

Espero que los que deseamos seguir el camino que nos abrió el Sr. Tomàs, sepamos usar esta herencia para llenar el vacío que dejó.

Adiós Sr. Tomás y ¡muchas gracias por todo!

author  Autor:Boris Matijas, Director de Redacción y web – Fundación Nexia para el Desarrollo de la Familia Empresaria