El cliente del consultor de empresa familiar ¿es el que lo contrata o la familia entera ?

  • image descriptionimage description172
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description172
  • image descriptionimage description
  • image descriptionimage description

El consultor de empresa familiar debe afrontar su trabajo con una familia desde la perspectiva del sistema familiar  formado, nunca desde la suma de las individualidades de los miembros de la misma.

 

Nuestro cliente es la familia, no un miembro en concreto, el que nos solicita el trabajo, o cualquier otro.

Esta perspectiva es fundamental para conseguir desde el primer momento la cohesión de la familia en la búsqueda en común de la mejor resolución de sus conflictos.

Para ello , el consultor debe contar con una formación especifica en el conocimiento y gestión de sistemas o grupos de personas.   Hay que saber gestionar el grupo, no la individualidad y eso se consigue con  » Metodología».

La metodología permite conocer los » timings» de cada actuación, orden de las mismas y objetivos prioritarios en cada paso que demos con la familia empresaria. Todo ello  con el objetivo de cohesionar al grupo familiar desde el primer momento para que ellos mismos busquen la mejor solución para el grupo.

Además evitamos  la habituales  situaciones caóticas derivadas de la confluencia de  muchas individualidades  con características personales e intereses a veces muy diferentes entre sí.