Gestión

Empresarios e Inversores: una distinción errónea

Fondo Editorial Premium El hecho de triunfar como empresario no implica ser también hábil en la inversión del dinero generado en la empresa, ni en la gestión del excedente de la tesorería dentro de la propia compañía. Sin embargo, no es tan extraño encontrarse con empresarios brillantes que no han sido buenos inversores.  A menudo los empresarios dejan en manos de la banca la misión de invertir el dinero sobrante, craso error que siempre suele acabar mal. Y ante los errores cometidos y disgustos sufridos al realizar inversiones "financieras" fuera de la empresa, los empresarios suelen plegar velas y abusar de la reinversión de los beneficios en el negocio familiar. Por ello, paradójicamente, los más brillantes empresarios caen en el

lock

Regístrate para leer más.

Si ya estás registrado, date de alta como usuario y accede a todo el contenido de la web sin limitaciones.