Artículos

Empresas Familiares Centenarias

Llegar a convertirse en una empresa familiar centenaria exige a la familia empresaria la capacidad de convertir los obstáculos en una oportunidad de los nuevos retos. El primer reto: es sin duda saber que se tiene una empresa; una entidad que mantiene su propia personalidad y establece sus propias exigencias. Si la familia empresaria considera a su empresa como algo que está a su servicio, nos encontramos ante el principal error de concepto. El segundo reto: es conseguir mantener la empresa con rentabilidad a corto plazo, difícilmente se puede mantener a largo plazo. Para ello es imprescindible conjugar los siguientes factores: Capacidad adaptativa: como ser capaces de adaptarse permanentemente a los continuos cambios tanto internos como externos sin perder la

lock

Regístrate para leer más.

Si ya estás registrado, date de alta como usuario y accede a todo el contenido de la web sin limitaciones.