Artículos

Jugar con el patrimonio familiar

Cómo inculcar  el espíritu empresarial en los hijos a la vez que se les enseña el precio de fracaso. Me disgusta cuando oigo a un joven, futuro sucesor, impaciente por tomar el control del negocio familiar diciendo: “dejadme intentarlo”. Para mí, estas palabras revelan una carencia para entender cómo funciona el riesgo. Asimismo da a entender erróneamente una titularidad, la creencia de que el sucesor tiene el derecho a jugar con el patrimonio familiar. El riesgo forma parte de la vida. Asumimos riesgos cuando nos levantamos de la cama cada mañana, y también cuando nos quedamos en ella todo el día. Nunca podemos estar 100% seguros del resultado de nuestras decisiones y los percances son inevitables. Actuar o no ser

lock

Regístrate para leer más.

Si ya estás registrado, date de alta como usuario y accede a todo el contenido de la web sin limitaciones.