El cementerio está repleto de los insustituibles

Entre las muchas complejidades que el ser humano enfrenta y tiene gran dificultad para comprender o aun administrar de forma positiva, está la transitoriedad como la única variable permanente de nuestras vidas. Apenas nuestras obras, realizaciones, recuerdos o legado pueden hacerse duraderas o inmortales. Y esta inquietud incierta ya comienza en aquello que se refiere a cuánto tiempo puede durar nuestra propia existencia. Pero, curiosamente ello afecta de forma más intensa, pudiendo hasta prolongarse por toda una vida – las…

Para acceder a este contenido debes ser usuario registrado del Club LEF. Únete al Club LEF por tan sólo 69.50€ al año y disfruta de todo el contenido exclusivo. Puedes suscribirte desde el botón más abajo. Si ya eres un usuario registrado, por favor, introduzca su nombre de usuario y contraseña para visualizar los contenidos del Club LEF.

Volver a la página principal Quiero darme de alta

Soy usuario registrado