La profesión de consultor de empresa familiar: ¿Teoría, método o técnica?

Los consultores profesionales de empresa familiar a diferencia de otros consultores deben partir de la complejidad de su área de intervención. Así, el contexto de actuación no se focaliza solamente sobre términos racionales propios de la administración del sistema empresarial, sino también en los aspectos emocionales de los integrantes del sistema familiar. Por ello, la intervención profesional en una familia empresaria es un ejercicio que conlleva una alta responsabilidad que puede provocar, si no se rige por un adecuado conocimiento técnico y metodológico junto a una experiencia personal-profesional, en un incremento aún mayor de los conflictos en su intervención. Si me permiten la expresión es “echar más gasolina al fuego”. Contrarrestar estos riesgos debe lograrse desde el ejercicio de responsabilidad personal y profesional.

Ante esta premisa, definir el papel como consultor profesional de familias empresarias (o empresa familiar) frente a esta complejidad sistémica requiere de una capacitación técnica complementada con un importante trabajo personal sobre sí mismo. Acompañar a la responsabilidad profesional, la gestión a través del contrato con la familia empresaria, de un procedimiento metodológico claro y preciso.

A su vez, el ejercicio profesional debe fundamentarse en la aspiración profesional de la mejora continua y en el reto de superación personal en todos los sentidos. Lograr estos aspectos requiere de un trabajo constante, innovador y perfeccionista que se traduce en la motivación necesaria para alcanzar el nivel adecuado de seguridad personal y satisfacción profesional.

En esta introducción intentaré describir, genéricamente, la visión general sobre la consultoria profesional en el ámbito de las familias empresarias. Debo reconocer que trabajar con distintos sistemas, factores y perspectivas conlleva la necesidad de ordenar y esquematizar la estructura del análisis a realizar.

©Manuel Pavón 2017.

El esquema contiene dos focus principales: las perspectivas de «El Consultor» profesional (su focus personal) y de la «Familia Empresaria» (focus cliente) que requieren de una exploración particular por parte del profesional.

 El focus personal tiene dos grandes frentes: su situación vital (exploración personal) y su situación profesional (exploración profesional).

Dentro de su situación vital, incluimos su familia de origen, su familia creada, el ciclo vital en el que se encuentra, sus circunstancias personales y su personalidad. Habitualmente, estos profesionales han alcanzado el nivel de madurez y experiencia vital que les facilita la capacitación.

Dentro de su situación profesional, incluimos su origen, su experiencia, perspectiva y enfoque profesional, estilo, formación, motivación y expectativas económicas. Prosiguiendo con la exploración profesional, la mayoría de los consultores profesionales de empresa familiar han logrado la consolidación o éxito profesional en su profesión original (académicos, profesores, abogados, economistas, consultores de procesos y personas, experiencia en su propia empresa familiar, etc.), pero sin embargo sienten la necesidad de seguir avanzando o ampliando nuevos campos de actuación más próximos a las personas.

El focus cliente, tiene 3 ejes ; el modelo de familia, las trampas de la familia y la definición del contrato terapéutico y económico con el cliente.

Alcanzada la etapa de reflexión inicial (exploración previa), los profesionales deben comprender la necesidad de cambiar los paradigmas que hasta ese momento regían su quehacer profesional. Este proceso les llevará a cambiar su perspectiva profesional dotándole de mayores ventajas en la comprensión de la realidad de las familias empresarias y/o empresas familiares.

Entrando en el recorrido del desarrollo profesional, existen dos recorridos por parte del profesional: el primero «interior» y personal que le lleva a ser un consultor profesional de empresa familiar y otro «exterior» que le lleva a relacionarse con las familias empresarias.

En cuanto al primero, algunas preguntas:

  • ¿Qué le lleva a la necesidad de dedicarse exclusivamente al ejercicio de la profesión de consultor de empresa familiar?.
  • ¿Qué le lleva a sentir la necesidad de cambiar su estabilidad profesional, romper su zona de confort para adentrarse en un mundo más inexplorado e inestable?.

En cuanto al segundo, el recorrido exterior que requiere el constante crecimiento profesional mediante la formación complementaria, el compartir con otros profesionales, sus procedimientos de trabajo y la mejora constantes de tus habilidades.

En definitiva, trabajar con las emociones y la racionalidad de nuestros clientes exige un trabajo previo personal que garantice la capacidad para enfrentarse a las dificultades de los clientes a partir de la propia seguridad personal del consultor.

La mayoría de consultores de empresa familiar o familia empresaria responden a determinados perfiles. Recojo el estudio realizado por Nancy Upton, Karen Vinton, Samuel Seaman, Carlos Moore en 1993 respecto a la tipología de profesionales que surgían en ese momento para atender las necesidades de los clientes (familias empresarias o empresas familiares). Adjunto cuadro :

Edad Consultor Distribución %
20-29 3,49
30-39 21,51
40-49 43,82
50-59 22,04
60-69 8,60
Genero
Hombre 23,94
Mujer 76,07
Origen profesional
Servicios profesionales 64,78
Académico 16,14
Miembro familia empresaria 18,03
Formación
Graduado 43,35
Formación especifica 13,28
Consejero certificado 16,08
Profesional colegiado empresa 27,27
Organización
Solo 40,60
Despacho profesional 31,30
Empresa 28,10

 

La edad es un factor relevante para ser consultor de  familias empresarias. La edad debe coincidir con la etapa del ciclo vital de adulto maduro porque es necesario contar con suficiente experiencia vital.

Consecuentemente, la complejidad y dispersión de perspectivas en la consultoría con empresas familiares exige una metodología y procedimientos claros que permitan al consultor profesional acometer su proyecto con seguridad.

Estas son las bases en las que se fundamenta "El Curso Superior para Consultores de Empresa Familiar ". Ha  sido diseñado para capacitar a los aspirantes en el ejercicio de esta profesión siguiendo una metodología contrastada fundamentada en la experiencia práctica, la técnica y el rigor teórico.

Manuel Pavón
Consejero familiar y Director editorial de www.laempresafamiliar.com
hola@manuelpavon.com
www.manuelpavon.com