Venta de acciones

V
DE LEF.COM

Junto con vender la empresa y proponer o exigir el reparto de dividendos, la cuestión de vender las acciones heredadas es uno de los grandes tabús en el mundo de las Empresas Familiares. Esta práctica es vista como una traición a la familia, y muchas veces quien lo propone es criticado e incluso marginado por ello. Además del conflicto moral y familiar que ello puede suponer, suele haber obstáculos de tipo económico relacionados tanto con la valoración de las acciones como con la capacidad financiera de los familiares o de la propia empresa para comprarlas.

Por todo ello, y puesto que en puridad es perfectamente lógico que quien tiene algo desee o necesite venderlo, se considera preferible hablar del tema y establecer las normas por las que un familiar pueda desprenderse de todas o parte de sus acciones sin que deba sentirse culpable, dejar de pertenecer a la familia o crear un descalabro económico por ello.