Desde el año 2012, José Bernardo Noblejas, ocupa el cargo de presidente del Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar. Apoyado en su propia experiencia como fundador de la compañía Ortoprono, trata de ser punto de apoyo y consulta para todos los empresarios que quieren transmitir el negocio a sus sucesores. Para él, la ética y la buena relación entre los miembros de la familia son los dos factores más determinantes para la supervivencia de este tipo de firmas que, según dice, generan el 80% del empleo en la Comunitat.En una entrevista para Las Provincias este empresario, comprometido con el desarrollo y la continuidad de las empresas familiares, asegura que la responsabilidad que siente y ejerce un empresario familiar es muy importante porque avala hasta sus propiedades. “Los fundadores de estas empresas son personas con inquietudes que quieren desarrollar una obra propia. Pasan de ser profesionales o gente con una idea a ser empresarios. Todo esto le dota de empatía hacia sus empleados, además de forjar unos lazos más estrechos con ellos.”, concluye Noblejas.En su opinión la clave de éxito reside en la formación, la información y la actitud. Por otro lado entre los factores que impiden la continuidad destaca la ignorancia, la comodidad y la mala relación con sus sucesores.

Fuente: Las Provincias