Los Puigbò, al asalto del mercado ruso.

Apli Paper, acaba de instalar un centro de distribución y comercialización en Rusia y cerrará la operación de compra de una empresa en el "área mediterránea".

El grupo Caposa, fabricante de etiquetas autoadhesivas y de artículos de papelería, acaba de instalar un centro de distribución y comercialización de su filial Apli Paper en Rusia. La marca de etiquetas, que está presente en Europa del Este desde hace más de diez años, ha decidido establecer un centro en la capital rusa para aprovechar el potencial de aquel país que, como explica Jaume Puigbò (en la foto), consejero delegado del grupo, se encuentra en un momento de estabilidad económica y política. La compañía ha invertido más de 300.000 dólares en las nuevas instalaciones, que entrarán en funcionamiento durante el próximo mes de octubre. Esta filial de Apli Paper en Moscú se une a la que ya posee el grupo en Portugal, a la fábrica de Dormans (Francia) y a la factoría matriz ubicada en Barberà del Vallès (Barcelona).

El grupo Caposa (Compañía de Aplicaciones para Oficinas, S. A.), está integrado por las filiales Apli Paper y Sinel Systems - productor de etiquetas y sistemas industriales de impresión y etiquetado-, distribuye sus productos a más de 85 países y emplea a unas 400 personas, de las que 300 en Catalunya. Las etiquetas autoadhesivas que fabrica la empresa de la familia Puigbò desde hace cerca de medio siglo representan más del 50% del total de sus ventas, mientras que el resto son artículos de papelería destinados a la oficina, el hogar, el comercio y la escuela y adhesivos para sectores industriales.

En el 2004 el holding facturó 58,4 millones de euros y exportó más del 30% de su producción, especialmente a Francia, Portugal y países de Europa del Este como Hungría, Rusia y Polonia.

La expansión del grupo se centra en diversos proyectos según cuenta Puigbò, que adelanta que antes de final de año la compañía cerrará una operación de compra en el "área mediterránea". El consejero delegado explica que la firma acaba de invertir en nueva tecnología productiva, concretamente en maquinaria para envasado de etiquetas, y está potenciando las ventas a sus distribuidores a través de Internet para mejorar así la eficacia del servicio. A medio plazo, el holding tiene previsto continuar con su apertura a los mercados internacionales estableciendo nuevas filiales en países de Europa del Este a través de "socios locales" - afirma Puigbò- que conozcan bien el mercado y a quienes la firma ya tiene "en perspectiva".

 Fuente : De la redacción / La Vanguardia