“il Consigliere” El papel del asesor de confianza en la sucesión de la empresa familiar

Leadership concepts.

Con este artículo pretendo transmitir una reflexión sobre el papel de los profesionales más próximos a las empresas familiares a la hora de afrontar la sucesión.

En las empresas familiares, sus fundadores y sucesores, manejan un entorno de confianza donde se suelen incluir aquellos profesionales externos a la organización y a la familia. La relación profesional y “personal” entre ellos ha sido construida con el tiempo y las circunstancias.

El día a día de una relación profesional (abogado, economista, asesor fiscal, asesor económico, empresarial, consejero, etc.) con nuestros clientes se materializa a través de un conocimiento mutuo forjado por numerosas situaciones de la vida empresarial.

El cliente te conoce y respeta….y viceversa. Sabes sus puntos fuertes y débiles. Sabes su nivel de riesgo al asumir ciertas situaciones, su perspectiva empresarial, hasta dónde llega la relación.

En ese día a día surge un contrato emocional que no siempre es recomendable. Aquellos que nos dedicamos a esta actividad profesional, seguramente, coincidiríamos en la dificultad de establecer el limite o línea roja que nunca hay que traspasar.

La “delgada línea roja” se puede definir en torno a los campos donde es muy probable que no se tenga la capacitación y habilidades suficientes. El campo de la sucesión y del conflicto familiar es el más representativo.

Como he comentado en los párrafos iniciales la proximidad al cliente suele serlo, en singular, “a una sola persona” habitualmente el fundador o líder. El contrato emocional es con un solo miembro de la familia, pero la gestión del conflicto familiar es con todo el sistema familiar, es decir con todo el resto de la familia.

Afrontar este reto , si no se está capacitado, conlleva,  en la mayoría de los casos, acometer errores que derivan en la pérdida de la confianza del cliente y de su familia.

Por ello, el asesor de confianza debe modificar su perspectiva respecto a la singularidad de las empresas familiares contemplando la casuística de la sucesión (no tributaria) como un proceso de acompañamiento estratégico que requiere de herramientas multidisciplinares (estratégicas, legales, fiscales) a través de  la  coordinación   de un grupo de profesionales especializados en dichos ámbitos que le acompañen a él y a la familia en el proceso sucesorio.

@Manuel PAVON

Consejero de empresa familiar y director editorial de wwwlaempresafamiliar.com